Hoy queremos compartir con vosotros esta fantástica experiencia en la que participamos a finales del pasado noviembre de la mano de Audi. La marca de los cuatro aros nos reunió en la ciudad malagueña de Ronda para darnos este homenaje fin de año en el incomparable circuito de Ascari. Bajo mi punto de vista, no podían elegir un escenario mejor. Si has estado alguna vez en Ascari, estoy seguro de que compartes mi opinión y, si no lo has hecho y te gusta este mundo, no dejes de ir en alguna ocasión a disfrutar de su inacabable variedad de curvas y sus paisajes de ensueño.

Nada más llegar una sonrisa de oreja a oreja se dibujó en mi rostro, se nos perdía la vista entre las distintas unidades de RS6 avant, RS7 y R8 con matrícula alemana que había en el paddock. Tras un breve briefing teórico nos dividimos en grupos de seis pilotos y pasamos a la acción.

La experiencia global tenía una duración de dos horas aproximadamente y se dividía en tres actividades. En primer lugar realizamos una prueba de frenado y cambio de dirección con los Audi RS6 avant. Básicamente consistía en acelerar a fondo desde parado y cien metros más tarde “subirse” encima del pedal de freno y detener el coche en la menor distancia posible. A la misma vez que se frenaba había que cambiar la trayectoria para hacer una maniobra de esquiva de unos conos. Si bien era sorprendente lo bien que frenaba el RS6 gracias a sus enormes “paelleras” carbocerámicas, más aún lo era la forma en la que transmitía al suelo los 605cv sin perder tracción alguna. Es más, la sensación de acelerar a fondo llegaba a ser desagradable! Se te hacía el mismo nudo en el estómago como cuando te dejan caer desde lo alto de una montaña rusa.

La segunda parte de la experiencia consistía de una prueba de trazado de curvas enlazadas, esta vez con los audi RS7 de color blanco. De nuevo se volvía a sentir esa sensación de empuje sin igual que ofrecen los ocho cilindros del 4.0TFSI que comparte con su hermano RS6. Con esta actividad terminamos de confirmar el buen agarre de los neumáticos Pirelli Pzero que calzaban todas las unidades probadas. Para tratarse de neumáticos de calle, tuvieron un comportamiento muy digno.

Por último y para poner la guinda al pastel, la última actividad consistía en dar unas vueltas completas a los mandos de los Audi R8 V10 PLUS (610cv) detrás de un instructor que se colocaba frente al grupo y nos hacía de guía. En el R8, al ser atmosférico, la sensación de aceleración no se manifestaba de forma tan brutal, si bien, su comportamiento dinámico era más eficiente. Es asombroso como un deportivo con esa potencia se mueve de una forma tan dócil. Ya la anterior versión del R8 presentaba un chasis más que sobresaliente que hacía que la motorización 4.2 V8, que tuve la oportunidad de probar en su día, resultase descafeinada: poco motor para tanto chasis. El modelo actual continúa siendo un coche muy permisivo con los fallos del piloto y con el que resulta “fácil” ir rápido en circuito pero con un compromiso entre chasis y potencia admirable. La evolución del cambio S-tronic es otro de los cambios más destacados hasta el punto de que no se parece en nada al anterior, mucho más brusco y lento. Al S-tronic actual no se le puede poner pega alguna. ¡Nuestra más sincera enhorabuena a Audi por estos magníficos juguetes para adultos!

Extra-lap: Como última sorpresa pudimos dar una vuelta como copilotos de Miguel Molina (en áquel momento aún piloto de Audi en el campeonato europeo de DTM) en un peculiar R8 de color naranja. Benditas manos las de este hombre…

AVALAMOS JÓVENES

Acciones de Fomento de empleo para la contratación de personas jóvenes cualificadas en el marco de Sistema Nacional de Garantía Juvenil. Actuación cofinanciada por la Unión Europea a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil del FONDO SOCIAL EUROPEO (FSE) 2014-2020.

Abrir chat
Powered by